J

UA: Clove gana los Juegos del Hambre pero Cato no.  

Saliendo de la cama, Clove se dirigió al espejo. Ella no había dormido bien en semanas, las bolsas debajo de sus ojos parecían que nunca se fuesen a ir. No es así como un Vencedor debería verse. Su padre la había regañado cuando estaban de gira. Pero a ella ya no le importaba, sentía que no había nada por lo que vivir.

Nadie sabía sobre ellos dos, no hasta en los últimos minutos del juego. El chico enamorado estaba muerto y la chica en llamas estaba siendo devorada. Cato había sido disparado por una de sus flechas antes de que ella cayese al suelo. Pensándolo bien, Clove no recordaba dónde fue alcanzado, pero no importaba; todo lo que le preocupaba a Clove era que él sobreviviera.
Se arrastró a él, sin preocuparse por mostrar debilidad; en su mente ella había ganado.
—Cato—susurró, tratando de detener las lágrimas. Se había dado cuenta de que él no podía salvarse.
—Shh—dijo, mientras sonreía ligeramente, algo que Clove sólo lo había visto unas pocas veces cuando él no estaba matando o entrenando.
Había caído un par de veces: la gente solía llamarlos “salientes”. Pero a Clove no le gustaba la etiqueta y tampoco a Cato.
—Te quiero.
Eso hizo todo mejor. Y peor.
—¿Qué?
Ella apenas había logrado asumirlo pero entonces sonó el cañón. Cato estaba muerto. Clove trató de convencerse de que era para la chica en llamas pero ella murió con un último grito.

Clove ahora se miraba al espejo, incapaz de creer que Cato no había vuelto con ella. Podría haberlo salvado.
Boom.
Ella estaba allí. La flecha era para ella.
Boom.
Clove era la única que debería estar muerta.
Boom.
Su mano goteaba sangre escarlata pero Clove no sentía dolor. Su espejo se hizo añicos pero Clove no quería ver a la chica que le devolvió la mirada.
Ella no era más que un traidor.




fuente: cato-and-clove-got-together-and

Cato abrió los ojos con el sonido del cañón. Por un momento hubo una sonrisa en su rostro: uno menos que matar.
Pero cuando cayó en la realidad, se dio cuenta de que su pareja no estaba allí. 
¿Clove?”, se preguntó mirando a su alrededor, frotándose sus ojos del sueño. 
No hubo respuesta y, de pronto, su estómago se contrajo al pensar lo peor. Se levantó mirando a su alrededor, con la esperanza de ver los ojos verdes y brillantes que lo miraban fijamente, pero él no consiguió nada. 
¿Qué pasa si ese cañón era por ella? 
Se limitó a sonreír por la muerte de su compañero del distrito.
Clove" llamó de nuevo, sin importarle que el tono de la preocupación estaba en su voz. 
De repente, estaba corriendo tan rápido como podía, con la mirada esperanzada, pidiendo alguna señal de ella. 
Es en ése momento que se dio cuenta de lo mucho que se preocupaba por ella.



Fuente: the-lovers-of-district2 | Follow me:  @heartlovesview  

UA: En el que Cato llega a tiempo para salvar a Clove de Thresh.

—¡Cato! ¡Cato!—gritó Clove cuando la roca se estrelló por segunda vez, el mundo casi se ponía negro y las llamadas a él fueron la única cosa que ella pensó que podía hacer.
Pero justo cuando Thresh levantó la mano para golpearla por tercera vez, Cato lo derribó al suelo.
Clove yació allí por un momento, la cabeza le daba vueltas. Sintió la sangre caliente recorrer el rostro y meterse en el cabello. Oyó los gruñidos de los dos chicos luchando a muerte, así que luchó por sentarse y ayudar. 
La única cosa que ella pudo ver cuando se levantó fue que no eran tres, la chica en llamas todavía estaba allí. Sentándose, ella estrelló su mano en el suelo para tratar de detener los mareos. Se volvió hacia donde había abordado la chica en llamas para ver que la miraba como un idiota. Sin embargo, Clove era lenta para actuar y el momento en que la chica vio a Clove mirándola, ella se puso de pie y salió corriendo. El chico enamorado iba a ser feliz.
—Quédate ahí.—espetó Cato a ella cuando él aplastaba su puño en la cara de Thresh. Clove ahora estaba de pie, tratando de apartar más allá el hecho de que quería salir y simplemente dormir. 
Ella necesitaba ayudar y no sólo quedarse allí. Mirando a su alrededor, ella manchó el cuchillo que fue arrancado de sus manos cuando Thresh la agarró. Luchó para caminar hacia él y tomarlo.
—¡Cato!—gritó antes de lanzar el cuchillo. 
Los ojos de Thresh se abrieron. Supo que todo había terminado.  
Cato apuñaló a Thresh más veces de las que Clove podía contar. Una vez hubo terminado, Cato se quitó la sangre de la cara y se volvió hacia Clove.
—¿No has matado demasiado?—murmuró ella mientras se arrodillaba en el suelo, esperando que la mochila tuviera una medicina para curar la cabeza. 
—Te hizo daño.—dijo Cato antes de caminar hacia Clove y tomarla en sus brazos sin avisar. Ella hubiera protestado pero no había forma de que ella pudiera caminar. 
—Gracias— susurró ella.
Ambos sabían que era la única vez que diría eso. 

 

Fuente: clato-alexbelle | Follow me:  @heartlovesview   

La última palabra que dijo antes de morir era mi nombre. He tratado de salvarla cuando oí sus gritos, pero no fue suficiente. Dejé a la razón de mi existencia morir, he fallado, yo no soy digno de amar a alguien como Clove, ella se merecía más. Ella merecía vivir. 
Yo debería haber ido en su lugar pero, incluso así, me aseguraba de saber que también me quiso, y eso me está matando porque ahora sólo tengo recuerdos de cuando éramos felices y nos amábamos. Pero el tiempo era corto y se almacenaron en mis buenos recuerdos junto con cada segundo que pasé con ella.
Ahora sólo estoy yo y tres más en la arena. Sin embargo, no viviré ya que, incluso cuando gane, una parte de mi murió con Clove. Y ésa parte era buena.
El amor.



Fuente: highthink | Follow me: @heartlovesview

La nueva regla fue anunciada. Miré a Cato y noté que casi había una sonrisa en su cara mientras la mía empezaba a dibujarse. Primero le abracé. Él no dudó y me rodeó con sus brazos, haciéndome desaparecer. Mis pies ya no pisaban las hojas y pude oír su risa baja debajo de la mía, un poco más fuerte. 
Me colocó en el suelo otra vez y estábamos dispuestos a ser los nuevos vencedores. Él estaba aún más decidido, ahora. Yo también. 
Podía verlo de verdad.
No había palabras necesarias para saberlo. Él se preocupaba por mí.
  


Fuente: katniss-e-peeta | Follow me@heartlovesview 

Clove nunca había esperado a enamorarse, especialmente con el chico que fue a los Juegos del hambre con ella. 
Ella lo había visto en torno en el centro de entrenamiento. Y realmente él la asustó la mitad del tiempo.
Pero en el tren hacia el Capitolio, ella vio un lado lado totalmente nuevo del brutal Cato de lo que ella había creído que se había imaginado.  
En realidad era muy agradable. Su color favorito era el azul. Tenía una hermana pequeña a quien amaba más que a todo en el mundo. A él le gustaba escribir y tenía una manera asombrosa con las palabras. Era terco e impaciente pero él sabía las cosas que valían la pena esperar.
El chico de las espadas le dijo a Clove todas estas cosas y más a medida que se estableció en el dormitorio de ella, en el tren. A su vez, la chica de los cuchillos le contó todo acerca de ella.
Resultó que no era tan brutal ni sádico como ellos pensaban. Habían logrado darse cuenta de que, en realidad, eran bastante similares.
Así que, desarrollaron una amistad.
 Hablaban entre ellos cada noche que estuvieron en el Capitolio y se quedaban con el otro mientras entrenaban. Se habían convertido en casi inseparables.
Tan pronto como el cuerpo de Clove cayó al suelo después de que Thresh le abollara el cráneo, los recuerdos pasaron por delante de sus ojos, todas ellas con el chico de las espadas. Y, tan pronto como ella sentía que se iba a la deriva, lejos de la realidad una sonrisa se asomó en sus labios.

Ella murió feliz y con Cato a su lado, y eso era todo lo que ella pudo haber pedido. 



fuente: hunger-games-one-shots               Follow me:@heartlovesview 

Solían ser felices juntos pero todo lo que podían ver en el futuro eran los Juegos del Hambre. 
¿Ganarás, Cato?  preguntó Clove una vez. 
¡Por supuesto! Seré un ganador, Clove, y tendremos una hermosa casa cerca de los otros ganadores. 
Clove sonrió, el futuro era bueno desde ésa perspectiva. 
Tú también tienes que prometer… —dijo élVolverás por mi, ¿verdad? 
Cato, finalmente, la miró…
Cinco años después, ellos comprendieron.
No había nadie detrás y no había nadie para volver.

fuente: loversfromdistrict2  

—¡Ah!¡Cato, bájame!grita Clove riendo salvajemente mientras Cato la columpia a su alrededor.
—Eso no pasará, cariño. Asúmelo.—bromea.
Ella patea a su alrededor hasta que él se inclina hacia abajo, presionando sus labios contra los suyos. Ella envuelve las piernas alrededor de su cintura y se ríe. “Te amo" murmura ella contra sus labios.
 



Fuenteourlivesbeforethegames

Cato, aunque estoy contenta de no tener que matarte, no quiero que se acaben los juegos.
¿Por qué lo dices, Clove?
 Porque sé que cuando volvamos todo será igual que antes. Como si los juegos nunca hubieran pasado, como si nunca nos hubiéramos hecho amigos…Realmente no quiero perder todo ésto.
Cato rió levemente y le tomó de la mano. Bajó la cabeza no sólo porque Clove era bajita si no que, por mucho que no había nadie a su alrededor, quería que sonara como un secreto.

—Eso no va a pasar. Te querré tanto como te quiero ahora.

fuente: storiesforu 

Cuando Clove era la única que sabía las emociones del sangriento Cato

Clove era la única que que sabía cómo de aterrado iba Cato para los juegos. Ella había visto el destello de miedo cuando él se había ofrecido voluntario, la incertidumbre justo antes de su sesión de entrenamiento…A ella le gustaba ver éstas cosas cuando nadie más podía verlo. Pero también le rompió el corazón porque tan pronto como ella estaba cubierta de sangre, ella pudo ver su vulnerabilidad en sus ojos, aunque no era invisible para nadie más. Y eso le dolió mucho más que cuando Thresh la golpeó.


Fuente: panem-headcanons